Hay quienes se preguntan si la implementación del Gobierno Abierto se encuentra enfrentada con el movimiento del código abierto. Nada más alejado de la realidad, permítame ofrecerle argumentos y ejemplos que demuestran lo complementarias que son ambas ideas.

Comencemos por el Gobierno Abierto. Aunque se encuentra en debate el término por su reciente creación; sí es posible definirlo a partir de tres componentes. El primero, es que debe ser entendido como una estrategia institucional que transforma la información gubernamental en la perspectiva del ciudadano. El segundo componente es que los ciudadanos podemos colaborar, proteger, reutilizar e interactuar con la información desde diversas formas e instrumentos; finalmente el tercer componente, sería que, resultado de esta transformación, los ciudadanos estamos empoderados para observar a los servidores públicos, mejorar el escrutinio de sus acciones y por lo tanto generar acciones de transparencia y rendición de cuentas efectivas.

Bajo esta concepción integrada por el conjunto de estos tres elementos es que podemos entender lo que significa el gobierno abierto. ¿Cómo alcanzarlo? La respuesta es que sólo es posible hacerlo a través de las tecnologías de información y comunicación (TIC). La herramienta que une y comunica todas esas tecnologías son los lenguajes de programación, la codificación y programación que construya herramientas de información – sistemas, apps, programas – para automatizar las tareas de datos gubernamentales.

En este sentido es que aparece la idea del código abierto. Su significado es que puede “examinar el código fuente” esto es que puede interpretarse como un software libre. Algunas de las características que tiene el movimiento del código abierto son: libre distribución; trabajos derivados, no discriminación, no se puede comercializar o vender, debe ser neutral.

Por si ello fuera poco, una característica central del código abierto es que es colaborativo. En mi perspectiva, cuando Linus Torvalds lanzó su plataforma de Linux, se convirtió en el pionero del código abierto y lo hizo para expandir la posibilidad de compartir el desarrollo de código entre los programadores y con ello aumentar la posibilidad de generar programas y herramientas que ayudaran a las personas. Bajo esta óptica el hacer código abierto es una manera de entender la libertad, la apertura.

¿Qué es primero el Código Abierto o el Gobierno Abierto?
Sin duda nació primero el código abierto que la idea de gobierno abierto que es más reciente y no ha terminado germinar. Sin embargo, es claro que el Gobierno Abierto define la dirección por la que debe ir el código abierto. Va el primer ejemplo. El grupo Code for America es un conjunto de programadores que quieren aprovechar sus conocimientos y experiencias para resolver problemas públicos. Comenzaron su trabajo en Boston tratando de resolver un problema de asignación de alumnos y la ubicación geográfica de las escuelas. (Mahoney, 2015). El uso del código abierto los ayudo a intercambiar fragmentos de código y mejorar aplicaciones y sistemas que solucionaran el caso.

¿Sólo el código abierto puede impulsar el gobierno abierto? No lo creo. También el código propietario, de empresas registradas y formales cómo: Microsoft, Oracle, Quantas, SAP puede ayudar a impulsar el gobierno abierto. Sin embargo, es tal el reto de abrir el gobierno que es difícil tener un solo software propietario que pueda ser tan flexible y amplio a la vez para reunir todas las condiciones que requiere el gobierno abierto.

Un segundo ejemplo es Github. Esta plataforma para compartir código y guardar las versiones anteriores se ha convertido en una tendencia mundial para los desarrolladores y los académicos. Clay Shirky lo propuso como una plataforma para que los ciudadanos pudiéramos colaborar en la creación de iniciativas legislativas. Con ésta herramienta, donde se puede discutir y guardar cambios – aprobarlos o rechazarlos – a través de uno o varios moderadores permite ésta interacción masiva e integra la sabiduría colectiva.

De tal forma que el código abierto que circula por GitHub puede convertirse en una plataforma de gobierno abierto, para hacer realidad la posibilidad de darle visibilidad a los asuntos de gobierno, en este caso, romper con la caja negra del proceso legislativo.

En suma, el código abierto es una herramienta que puede ayudar a implementar el gobierno abierto por su flexibilidad, su capacidad de colaboración y de inclusión ciudadana que puede interactuar con ella además de su bajo costo. Espero que el gobierno abierto alcance la máxima aspiración del código abierto en Internet: libertad.

Gobierno Abierto VS Código Abierto

Dejar un comentario