Usuarios deben exigir seguridad informática en los dispositivos que se adquieran, recomienda experto.
Actualmente en el mercado existe una alta gama de dispositivos con capacidad de conectarse a internet, sin embargo, a la hora de adquirirlos son pocas las preocupaciones acerca de la seguridad informática que estos ofrecen.

Hackers acceden a datos de 6 millones de usuarios de telefonía móvil en Reino Unido

Hackers acceden a datos de 6 millones de usuarios de telefonía móvil en Reino Unido

Ya sea a través de ordenadores o dispositivos móviles como teléfonos o tablets conectados a internet circulan códigos maliciosos que permiten a un ciberdelincuente robar información sensible almacenada en los artefactos; realizar tareas de espionaje, chantaje, estafas, entre otras, causando graves perjuicios tanto para empresas como para ciudadanos.

Lucas Paus, experto argentino en seguridad informática recomienda que como usuarios es necesario exigir la seguridad en los distintos dispositivos que vayan a apareciendo en el mercado. “Si el público no le da demasiada importancia a la seguridad vamos a seguir comprando productos inseguros y poniendo en riesgo la privacidad y la información que tengamos”, dijo el experto en un diálogo con Andes. Pero no solo están en riesgos los dispositivos móviles o los ordenadores, sino también televisores, automóviles y relojes, alarmas y otros artefactos que se conecten a la red y que se enmarcan en lo que se conoce como ‘Internet de las cosas’.

El internet de las cosas es un concepto que se refiere a la interconexión digital de objetos cotidianos con internet.

Según Paus, ante el enorme crecimiento de los artefactos con capacidad de interconexión, los ataque a estos tipos de aparatos  por parte de delincuentes informáticos es alta y es una tendencia que seguirá desarrollado a lo largo de 2017.

Espionaje y violación a la intimidad

Una tirita en tu webcam, ¿la mejor herramienta contra la cibervigilancia?

Una tirita en tu webcam, ¿la mejor herramienta contra la cibervigilancia?

En 2015 estalló una polémica acerca de la posibilidad de que los televisores inteligentes (Smart TV) puedan ser un medio para el espionaje a los usuarios, generando de esta manera una cierta desconfianza a este tipo de artículos que pueden ser utilizados por terceros de forma fraudulenta para cometer delitos.

Pero este tipo de prácticas son aún más anteriores. En 2013, un consultor de tecnologías de la información, Jason Huntley, residente de Reino Unido descubrió que su televisión inteligente LG estaba invadiendo la privacidad de su familia puesto que había enviado a la sede de la compañía el contenido de su colección privada de vídeos digitales que estaba viendo en el televisor, incluyendo filmaciones de celebraciones familiares que contenían imágenes de su esposa y sus dos hijos pequeños, según una publicación del portal informativo The Daily Mail.

Vigilancia estatal secreta y masiva se expande en América Latina

Vigilancia estatal secreta y masiva se expande en América Latina

El espionaje mediante dispositivos que  tengan integrada una cámara y se encuentren conectados a internet ha sido una práctica frecuente. En la web es posible encontrar anuncios de programas que permiten hackear una cámara de un computador, hasta consejos  de cómo hacerlo, algo que resulta preocupante por la información que se pueda obtener de aquello y el uso que se le pueda dar.

Es por esto que Paus, asegura que es importante que se cree una cultura de seguridad informática y que se trabaje sobre cosas simples pero muy importantes a la hora de proteger la información y la privacidad como cambiar las contraseñas que vienen de fábrica en routers (aparatos que proporcionan conectividad a internet) u otros dispositivos. Concientizar a la ciudadanía sobre la importancia de la seguridad informática es una tarea que debe darse en la escuela, pero también en el hogar con el fin de combatir los ataques de ciberdelincuentes.

https://mundo.sputniknews.com/tecnologia/201611251065106011-dispositivos-internet-usuarios/

 

Dejar un comentario

dos × uno =