En la mayoría de países, el gobierno central y muchos gobiernos locales tienen un enorme poder e influencia para transformar la manera en que los ciudadanos, empresas y organizaciones realizan muchas de sus actividades, tanto en su relación con el gobierno como en otras relaciones, locales e internacionales.

En este sentido, si los países cuentan con un buen sistema de gobierno electrónico, este hecho se convierte en un catalizador y estímulo para que los ciudadanos y las empresas de ese país también hagan uso intensivo de los conceptos y las tecnologías involucradas en la versión en línea de los servicios gubernamentales.

Por estas razones, el Censo sobre Gobierno Electrónico que realiza cada año Naciones Unidas en muchos países del mundo, para establecer el estado del gobierno electrónico en cada uno de ellos, y a partir de estos resultados establecer una especie de escala entre las naciones encuestadas, resulta de gran utilidad como indicador del avance o retroceso que ha mostrado cada país en el último año.

Obviamente, el desarrollo de una estrategia continua y generalizada de gobierno electrónico tiene objetivos y beneficios propios también: mayor eficiencia, participación ciudadana, transparencia, mejor control de los ingresos y egresos estatales, mejor interacción entre instituciones y agencias gubernamentales, mayores posibilidades de inversión nacional y extranjera, etc.

Gobierno electrónico se define como “el uso de las TIC y sus aplicaciones por el gobierno para la provisión de información y servicios públicos para el pueblo”, lo que siendo una definición clara y sencilla hace posible que muchas actividades puedan considerarse dentro de la misma, y reduce las excusas y los obstáculos que se podrían presentar.

Metodología del Censo

El censo toma en consideración varios aspectos para conformar el Índice de Desarrollo del Gobierno Electrónico (EGDI, por sus siglas en inglés): a) Índice de servicios en línea, b) Índice de infraestructura de telecomunicaciones, c) Índice de capital humano. Estos tres aspectos son considerados a partes iguales.

En el índice de servicios en línea, el censo está considerando aspectos tales como:

La creciente importancia del enfoque gubernamental integrado y la prestación de servicios en línea.
El uso de la administración electrónica para proporcionar información y servicios a los ciudadanos sobre cuestiones relacionadas con el medio ambiente.
La e-infraestructura y su creciente papel en la reducción de la brecha digital, con un especial énfasis en la prestación de servicios en línea eficaces para la inclusión de grupos de desfavorecidos y vulnerables, como los pobres, los discapacitados, las mujeres, los niños y los jóvenes, los ancianos, las minorías, etc.
El creciente énfasis en el uso del servicio, la prestación de servicios multicanal, datos abiertos del gobierno, contratación electrónica.
La expansión de la e-participación y el gobierno móvil.
Por su parte, el índice de infraestructura de telecomunicaciones considera los aspectos:

Usuarios individuales de Internet (porcentaje de la población)
Suscripciones de banda ancha fija (alámbrica) (por cada 100 habitantes)
Suscripciones de banda ancha inalámbrica (por cada 100 habitantes)
Suscripciones de telefonía fija (por cada 100 habitantes)
Suscripciones de telefonía móvil (por cada 100 habitantes)
El índice de capital humano tiene en cuenta:

La alfabetización de adultos, que se mide como el porcentaje de personas de 15 años y más que pueden, con entendimiento, leer y escribir una frase simple en su vida cotidiana.
Tasa de matrícula bruta, que se mide como la tasa bruta de escolarización primaria, secundaria y terciaria, como el número total de alumnos matriculados en el nivel primario, secundario y terciario, independientemente de la edad, como porcentaje de la población en edad escolar para ese nivel.
Años esperados de instrucción, se define como el número total de años de escolaridad que un niño de cierta edad puede esperar recibir en el futuro.
La media de años de escolarización establece el número promedio de años de educación completada por la población adulta del país (25 años y mayor), con exclusión de los años de repitencia.
Resumen de posiciones de América Latina

Existe heterogeneidad en la región de América Latina y el Caribe, tanto en el Índice de Desarrollo de Gobierno Electrónico, como en sus componentes individuales.

Uruguay [0.7420] – 26 (50) – mejora 24 posiciones
Chile [0.7122] – 33 (39) – mejora 6 posiciones
Argentina [0.6306] – 46 (56) – mejora 10 posiciones
Colombia [0.6173] – 50 (43) – cae 7 posiciones
Costa Rica [0.6061] – 54 (77) – mejora 23 posiciones
Brasil [0.6008] – 57 (59) – mejora 2 posiciones
Barbados [0.5933] – 59 (44) – cae 15 posiciones
Antigua y Barbuda [0.5927] – 60 (49) – cae 11 posiciones
México [0.5733] – 63 (55) – cae 8 posiciones
Venezuela [0.5564] – 67 (71) – mejora 4 posiciones
Perú [0.5435] – 72 (82) – mejora 10 posiciones
Panamá [0.5242] – 77 (66) – cae 11 posiciones
Granada [0.5220] – 78 (75) – cae 3 posiciones
Ecuador [0.5053] – 83 (102) – mejora 19 posiciones
El Salvador [0.4989] – 88 (74) cae 14 posiciones
Saint Kitts and Nevis [0.4980] – 90 (81) – cae 9 posiciones
Trinidad y Tobago [0.4932] – 91 (67) – cae 24 posiciones
Bahamas [0.4900] – 92 (65) – cae 27 posiciones
Otros

Estados Unidos [0.8748] – 7 (5) – cae 2 posiciones
Canadá [0.8418] – 11 (11) – se mantiene igual
Puntaje medio de la region: 0.5074

Puntaje medio global: 04712

El documento completo del Censo 2014 se puede descargar gratuitamente, y brinda una lectura interesante y provechosa, sobre todo para los líderes de los gobiernos que tiene a su cargo la instrumentación de estas estrategias nacionales de gobierno electrónico. Ojalá veamos cambios relevantes para 2015, año en que se revisará el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Dejar un comentario