El crecimiento económico se ha desacelerado en los últimos 50 años, pero el alivio podría venir de un lugar inesperado: una nueva forma de fabricación que no es ni lo que se pensaba que era, ni está donde se pensaba que estaba. El pensador de sistemas industriales Olivier Scalabre detalla cómo una cuarta revolución fabril producirá un cambio macroeconómico e impulsará el empleo, la productividad y el crecimiento

Dejar un comentario